Avanza Julio

from by Gervasio Goris

/
  • Streaming + Download

    Includes unlimited streaming via the free Bandcamp app, plus high-quality download in MP3, FLAC and more.

      $0.50 USD  or more

     

lyrics

En las horas que precedieron al envío del telegrama muchas ideas pasaron por la cabeza de Julio.  Estaba seguro de la determinación que había tomado pero no podía avizorar aun las consecuencias de sus actos.
Trabajaba en la  curtiembre familiar desde los dieciocho y, ya con 32 tenía bien en claro que ese no era el futuro que buscaba para si.
El problema no era quien iba a sustituirlo en la labor, sino más bien como iba a quedar su padre luego de este  segundo abandono. El primero había ocurrido cuando Julio tenía tan solo once años. Hacía dos semanas que había fallecido su hermano mayor mientras nadaban alrededor del velero que su padre aún conservaba en Málaga. En aquella oportunidad Julio le pregunto a su padre por el purgatorio:
—Julio, ese es un lugar que no existe. Es un invento de los curas.
—¿Entonces, donde esta Pitu, papá?
Su padre se quedo inmóvil, atónito y en silencio ante semejante cuestionamiento ontológico. ¿Donde iban los seres al dejar de ser?  Nunca obtuvo esa respuesta de su padre, que luego busco por años. Dos días después Julio se tomo un tren a Málaga para ver si los curas podían darle esa respuesta. Después de todo, supuso que esos curas serían los que mejor sabrían donde podría estar su hermano. Ellos habían inventado lo del purgatorio.
En la catedral de la Encarnación de Málaga consiguió hablar con  el Padre Francisco que entre pena y catecismo le explico exactamente donde estaba Pitu, con Dios en el cielo. Le dijo además que el no debía estar triste, ya que su hermano se encontraba en lugar mejor que esta tierra de pecado.  Julio salió de esa charla con el párroco bastante tranquilo y se decidió a caminar por la Calle de los Curas desde donde podía apreciar los barcos del puerto. Antes de llegar al Paseo de la Farola pudo apreciar al Mulato a lo lejos. Sus dos mástiles le traían sus mejores recuerdos de infancia cuando todavía Pitu jugaba con el sobre cubierta. Veinticinco días antes habían salido los tres a dar un paseo por el mediterráneo. Había sido Pitu el que sugirió saltar al agua mientras su padre dormitaba en la rueda. Jugaron un rato a la mancha acuática. Uno se tiraba y el otro lo buscaba hasta tocarlo, pero en el cuarto turno Julio nunca pudo encontrarlo.
Desde lo lejos el Mulato se veía inmutable a las emociones humanas, pero una vez que llego frente al barco pudo ver en el un dejo de tristeza, como si un barco pudiera sentirse culpable de los accidentes que suceden a su alrededor.  No se atrevió a subir. Solo se quedo mirando absorto la sutil tristeza que le parecía emanaba ese barco.  A eso de las siete, mientras el sol se ocultaba  justo tras la  Catedral sintió el motor del Ford detrás de él, los siete pasos de bronca y el golpe en la nuca.
—¿Quien coño crees que eres para irte así sin avisar?¿Crees que puedes abandonarnos así nomás?¿O acaso no sabes por lo que hemos pasado tu madre y yo? Mequetrefe del diablo …
Las palabras de su padre resonaban en su cabeza más que nunca mientras se dirigía a la oficina postal. Este telegrama lo tomaría su padre del mismo modo que su paseo de 1986. Pero no tenía otra opción. No podía seguir viviendo para el confort de sus padres, ni en la memoria de su hermano muerto.
Debía empezar su propia búsqueda, antes de  que fuera demasiado tarde. Tenía la esperanza, tal vez inútil, de que algún día su padre lo entendiera. Pero ahora no podía detenerse a pensar en eso, era hora entrar en el correo y mandar su telegrama. Había tres personas delante de él y al tocarle el turno el viejo Octavio le dijo con firmeza:
—Avanza, Julio.
Le pareció curioso mientras daba los tres pasos como esa frase tan cotidiana podía significarle tanto.  Había estado trabado por veintiún años y este telegrama iba a liberarlo.
Tras tipear, el viejo Octavio, que lo conocía de pequeño le pregunto:
—¿Qué pasa Julio?¿Te vas de la curtiembre? Pero… ¿Adonde vas?
—Me voy al mar. Será solo por un tiempo, no te preocupes.
Julio se dio la media vuelta tras pagar los cuatro Euros. Se dirigió nuevamente a la Estación de Aljamía como hacia 21 años. De hecho era la primera vez que tomaba el tren a Málaga desde entonces. Faltaban nueve minutos para que viniera el convoy. Durante esos minutos no paro de mirar por entre las rejas temiendo que apareciera el Ford y escuchara nuevamente los pesados pasos de su padre.  Claro que su padre conducía ahora un SEAT pero de todos modos temía que apareciera el Ford verde del 86.
El tren llego a horario y Julio por fin pudo empezar a planear su vida. Saldría al mar en el Mulato, fondearía más tarde en Torre Bermeja para pasar la noche. Al día siguiente, si el viento se lo permitía, llegaría hasta Marbella.
Se dio cuenta de algo: el cura le había mentido. Su hermano no estaba en el cielo, estaba en el mar. Pitu estaría con él en unas horas, pero no todavía. Todavía estaba en el tren rumbo a Málaga.

credits

from Hombre Verde, released January 12, 2016

tags

license

all rights reserved

about

Gervasio Goris Miami, Florida

Gervasio Goris es un escritor y musico argentino. Estudio Economia y Ciencia Politica en la Universidad de Buenos Aires y tras graduarse en 1999 se dedico a escribir musica. En el 2003 tomo su velero y decidio subir navegando hasta Miami donde vive el resto de su familia. Hoy se dedica a escribir cuentos y novela sin abandonar jamas su pasion por las canciones. ... more

contact / help

Contact Gervasio Goris

Streaming and
Download help

Redeem code